El vestido más antiguo del mundo

Mucho ha cambiado la moda desde el antiguo Egipto. Y es que hoy quiero hablarte sobre una noticia que me ha enviado Isa. Se trata del vestido más antiguo del mundo.

El vestido más antiguo del mundo

El vestido más antiguo del mundo

El vestido de Tarjan es el más antiguo que existe actualmente. Según afirma los especialistas tras realizar numerosas pruebas, se ha confeccionado entre el año 3482 y 3102 a.C.

Por tanto, se puede afirmar que es el vestido más antiguo del mundo, al menos hasta el momento. Investigadores de la Universidad de Oxford, han realidado la datación por radiocarbono de una pequeña muestra, tan solo 2,24 miligramos. Y la conclusión es que con un 95% de probablidad (muy alta) se confecció durante esa etapa.

El vestido está realizado en lino con un escote en V. Tiene las mangas plisadas y la parte de la cintura es recta.

Según Alice Stevenson y Micheal W. Dee, se entiende que perteneció a:

la cúspide de la primera dinastía de Egipto o incluso en algún momento del período predinástico Naqada III

Otra curiosidad de este vestido, es que ha sido cortado y adaptado al cuerpo, en lugar de ser una única pieza. Como solían hacerse con las togas.

El vestido lo han encontrado junto a más telas de lino dentro de la tumba que había sido saqueada perteneciente a la primera dinastía en Tarjan.

Entre los años 1912 y 1913, el egiptólog británico, Flinders Petrie, fue el encargado de la excavación de esta tumba. Aunque el vestido no se encontró hasta el año 1977.

Por cierto, puedes verlo en persona si acudes hasta  el Museo Petrie de Arqueología Egipcia, que forma parte de la University College de Londres.

Recuerda que puedes seguirnos a través de FacebookPinterestTwitter o Instagram. Y si quieres enviar tu look te lo publicaremos porque en Tendencias Callejeras tú eres la protagonista indiscutible.

¿Conoces nuestros otros blog?

Fuente: National Geographic

Acerca de Lidia Roselló

Soy periodista y apasionada de la moda de la calle, de la que hacemos personas como tú y como yo.

Deja un comentario